En la actualidad, cada vez hay más gente que adopta un estilo de vida vegetariano o vegano. Existen diferentes factores que pueden llevar a una persona a empezar este tipo de dieta: por salud, para perder peso, por intolerancia a productos cárnicos no ecológicos, o por sufrimiento animal.

Sea cual sea el motivo que te ha llevado a interesarte por el vegetarianismo, te explicamos a continuación en qué consiste y los diferentes tipos de alimentación vegetariana.

La alimentación vegetariana se base en reducir al mínimo el consumo de alimentos de origen animal y mantener una dieta rica en productos vegetales. Siendo las hortalizas y verduras, la principal fuente de en su ingesta. Este punto es común en todos los vegetarianos, pero a partir de aquí encontramos los siguientes tipos:

  • Vegetarianos: Los vegetarianos, propiamente dichos, consumen alimentos de origen animal y simplemente se abstienen de comer cualquier tipo de carne.
  • Ovo-vegetarianos: Se trata de aquellos vegetarianos que incluyen huevos en su dieta, pero no consumen ningún otro alimento de origen animal.
  • Lacto-vegetarianos: Son aquellos vegetarianos que consumen lácteos de origen animal.
  • Ovo-lacto-vegetarianos: En esta dieta, se pueden consumir tanto lácteos de origen animal como huevos.

Si te estás iniciando en este tipo de dieta, te aconsejamos que leas mucho acerca del tema antes de hacerte tus plannings semanales, o que consultes a un dietista para que te ayude a planearlo. Así evitarás problemas a la hora de integrar los alimentos y/o combinarlos.

Uno de los problemas que pueden haber en las dietas vegetarianas mal hechas es abusar de los productos vegetales procesados y de cereales. Hemos de tener en mente, que la base de la pirámide alimenticia ha de ser de vegetales y hortalizas.  Dicho exceso aumenta los niveles de omega-6 en el organismo, lo que puede ser contraproducente ya que en altos niveles puede provocar inflamaciones.

Los minerales son esenciales para el buen desarrollo del organismo, y en dietas vegetarianas y veganas en ocasiones se produce un déficit de algunos de éstos. El hierro es el mineral que más comúnmente queda afectado con este tipo de alimentación, al menos de manera transitoria, por ello es importante consumir alimentos vegetales ricos en hierro o durante la transición a este cambio de alimentación optar por tomar algún suplemento.

Entradas recomendadas